Países que no se llaman como se traducen

16 Jun
países traducción idiomas

Muchas veces la traducción de nombres de países implica cambios en su denominación. ¿Por qué? La historia, la cultura, los matices lingüísticos… Por ejemplo, para lo que nosotros es Japón, para los nipones es, literalmente, país del sol naciente. Pero para entender mejor este y otros ejemplos, en Translation-Traducción hemos elaborado un listado en el que explicamos la traducción del nombre de varios países.

Albania: Shqipëria

En albanés, a Albania se le llama Shqipëria que, literalmente, se traduce como «Tierra de Águilas». Parece que este nombre guarda relación con la bandera que utilizó un líder de una revolución nacional contra los turcos, en la cual aparecía un águila bicéfala. En cambio, el nombre que nos ha llegado procede de la tribu de los Albani y su nombre derivó del latín albus.

Alemania: Deutschland

El nombre originario es diutisciu land, cuya traducción literal es «las tierras alemanas». Pero otro de sus matices es que la palabra diutisc también significa «pueblo», por tanto Alemania sería «la tierra de la gente» o «la tierra del pueblo». En español, la palabra Alemania también tiene origen latino a raíz de los alamanes, un pueblo que protagonizó las invasiones germánicas.

Armenia- Hayastan

El nombre originario de Armenia es Hayk, pero se transformó en hayastan tras añadirle el sufijo persa «-stan». Hayk fue un descendiente de Noé y legendario patriarca de los armenios. No obstante, la forma en la que ha llegado traducida la palabra «Armenia» al español es toda una incógnita.

China: Zhōngguó

En esta nación, China se traduce literalmente como «país central». Es una forma cultural de hacer énfasis en que China es el epicentro del mundo. Aparentemente, el nombre que nos ha llegado a nosotros es una referencia a la dinastía Ching (Qīng) que gobernó durante tres siglos, pero también a través de la palabra Cin, que es una forma persa para referirse a China y que Marco Polo trajo a Occidente.

Egipto: Misr

Egipto se traduce literalmente en árabe como «de origen semítico» y en el Corán se alude explícitamente a ese territorio como una referencia a la metrópoli, la civilización, el país o la tierra fronteriza. Pero, ¿cómo ha llegado a denominarse tal y como lo conocemos en español? La palabra Egipto ha estado constantemente sometida a la evolución del lenguaje: Egipto proviene del latín Aegyptus, que a su vez procede del griego Aegyptos y éste tiene su origen en el antiguo vocablo egipcio Guep. La traducción de este último vocablo es «la tierra».

Finlandia: Suomi

El vocablo finés para su propio país es Suomi, que procede de la palabra proto-báltica žemē y significa «tierra». En español, la palabra Finlandia tiene un origen germánico a raíz de las palabras finn, que alude a los cazadores nómadas de la zona, y a land, que significa tierra.

Grecia: Ellada / Hellas

El nombre de este país en griego moderno es Ελλάδα (Ellada), oficialmente Ἑλλάς (Hellas). Sus orígenes se remontan a Hélade (Ἕλαδε), una región de Grecia habitada por los helenos por la que se empezó a denominar a todos sus habitantes de forma generalizada. Pero eso no es todo, ya que los helenos descendían de Heleno o de Helén, y además dicho gentilicio es similar al del príncipe troyano Héleno y a la propia Helena de Troya. Entonces, ¿por qué nos ha llegado como Grecia? Todo se resume en la influencia romana, que caló con mayor fuerza. El Imperio Romano se refería a este territorio como Graecia por alusión genérica a la gente que habitaba la zona del Epiro.

Groenlandia: Kalaallit Nunaat

El nombre de este país procede del vocablo vikingo Grønland, cuya traducción es «tierra verde». Se dice que en este territorio, a pesar de estar poblado de hielo y nieve, sus costas estaban llenas de vegetación. Pero algunas especulaciones lo achacan a un reclamo engañoso para atraer a más gente al asentamiento.

Hungría: Magyarország

Los magiares fueron un pueblo del Este que pobló la actual Hungría y denominó a su país Magyarország. Antiguamente se confundía a los magiares con los hunos, hunni, porque se creía que procedían de la misma zona geográfica. Esta palabra, unida al vocablo túrquico onogur, que se traduce como «diez gentes» o «diez flechas», formó el actual nombre del país: Hungría.

India: Bhārat

El nombre de India en hindi es Bhārat, que se adoptó en honor a un rey legendario. Nosotros lo conocemos como India a través de los griegos clásicos, quienes llamaban así a la zona en referencia al río Indo.

Japón: Nippon

La traducción literal del nombre de Japón, Nippon, es «país del sol naciente», algo que no nos sorprende puesto que utilizamos nipón como sinónimo de japonés. La palabra «Japón» ha llegado a nuestros oídos a través del cantonés, aunque algo corrompido en forma y fonética: Yahtbún.

Marruecos: Al Maghrib

El nombre del país en árabe es Al Maghrib, cuya traducción es «Poniente árabe» o «el extremo Oeste». Antiguamente se hablaba de Marruecos para aludir a la ciudad de Marrakech y, por extensión, acabó utilizándose para referirse a todo el país. En español también existe el término Magreb o magrebí, pero para hablar de la región que ocupa junto a otros países como Argelia o Túnez.

Crédito de la imagen: yorokobu.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *