Pasarse de listo: latinismos mal usados

19 Nov

Queda muy bien recurrir de vez en cuando a algunos latinismos cuando hablamos o escribimos; no obstante, hay que saber utilizarlos bien para no meter la pata. En Translation-Traducción hemos hecho una recopilación con algunos de los latinismos que más se usan en español y con los que más tendemos a cometer errores para que aprendas a usarlos correctamente. Así que al César lo que es del César.

Grosso modo

La expresión grosso modo, cuya traducción podría ser «aproximadamente, más o menos, a grandes rasgos…», suele escribirse con la preposición a al principio. Este es uno de los latinismos más usados, no obstante se ha generalizado su uso incorrecto a la hora decir “a grosso modo”, la a sobra.

Los resultados de la vendimia, grosso modo, han sido muy positivos para la bodega.


Statu quo

El statu quo de una persona es el estado en el que se encuentra en un momento determinado. Sin embargo, se debe evitar el uso generalizado que tiende a escribir «status», con -s al final puesto que se trata de un fallo; por mucho que la banda de música Status Quo impusiera su nombre erróneamente en los sesenta. Además, hay que aprender a pronunciarlo correctamente, ya que el segundo término es una palabra aguda y debería ser por tanto [estátu-kuó].

El nuevo vecino ha roto el statu quo que mantenía el edificio por culpa de tantas fiestas.


Ex profeso

Cuando haces algo ex profeso es que lo realizas con un fin determinado. Se escribe en dos palabras. No obstante, hacer algo de exprofeso no existe, ni tampoco exprofesamente, puesto que este latinismo ya es de por sí un adverbio. Así que cuidado.

He venido a Madrid ex profeso para asistir al concierto.


Totum revolutum

Un totum revolutum es un caos o un lío; la traducción literal de este latinismo sería «todo revuelto». No obstante, se tiende a decir o a escribir de forma incorrecta «totum revoluto», esto se debería corregir.

Este conservatorio es un totum revolutum porque junta a alumnos de primero de solfeo con profesionales.


Motu proprio

El latinismo motu proprio se utiliza cuando nos referimos a algo que se hace de forma libre, voluntaria o por iniciativa propia. La gente tiende a decir erróneamente «propio» en lugar de «proprio». Además, hay que tener en cuenta que aquí tampoco hay preposiciones iniciales que valgan, por mucho que veamos escrito un de motu proprio o por motu proprio.

Se matriculó en la carrera motu proprio.

Crédito de la imagen: gopixpic.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *