¿Quién es quién? Personificaciones I

10 Oct

Existen cientos de expresiones en el lenguaje cotidiano que evocan a determinados personajes. Ya nos resultan tan familiares que ni siquiera nos paramos a preguntarnos quiénes son. En Translation-Traducción vamos a explicarte el origen de algunas de las personificaciones más conocidas.

Ponerse como el Quico

Significado: Quiere decir que comes demasiado y hasta reventar. La gula es tu fiel aliada.

Origen: A mediados del siglo pasado, un gitano llamado Quico ingirió tantas gambas que le dio un empacho y sufrió una indigestión. Fue la comidilla (nunca mejor dicho) entre sus allegados durante varios meses.


No venir ni el Tato

Significado: Se utiliza cuando nadie, o prácticamente nadie, acude a un determinado lugar o evento.

Origen: El Tato fue un torero que adquirió gran fama durante el siglo XX y que acudía a todas las corridas que se organizaban. Era tan común verlo en todas las plazas, que cuando faltaba era tan chocante que se decía que no había venido ni el Tato, cuyo significado se relacionó con una afluencia muy escasa.


Se armó la Marimorena

Significado: Generar un gran enfado, pelea o disputa, en el que puede haber dos o más personas implicadas.

Origen: María Morena fue una mesonera de la antigua villa de Madrid que tenía mucho carácter. Siempre reservaba el mejor vino a los mejores clientes, mientras que a los demás les ofrecía el de peor calidad. Un día uno de los clientes «malos» le pidió el mejor vino y, como no se lo quiso dar, acabaron a palos, ¡se armó la Marimorena!


Tirarse a la Bartola

Significado: Se asocia con el descanso y la pereza. Cuando te tiras a la Bartola, literalmente, no haces nada.

Origen: Existe una controversia sobre el origen; algunas fuentes lo relacionan con el fin de la cosecha de San Bartolomé, el 24 de agosto, que marca el inicio de un merecido descanso tras duros días de trabajo en el campo. En cambio, otras voces aluden a un personaje popular que representaba la pereza personificada.


Más viejo que Matusalén

Significado: Ser demasiado viejo o antiguo.

Origen: Matusalén fue un personaje bíblico que vivió durante 969 años. Hay mucha controversia en torno a este punto y ciertas fuentes apuntan a una confusión entre años y meses, lo cual correspondería a que en realidad falleció a la edad de 80 años. ¿Vosotros qué opináis?

Si quieres conocer el origen de otras personificaciones similares, te invitamos a leer la segunda y la tercera entrega de estas curiosas expresiones.

Crédito de la imagen: pordescargadirecta.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *